Nuestra primera parroquia

Nuestra primera parroquia

 

 

 

 

 

 

Cuando el P. Mathews y yo vivíamos en la casa obispal dedicados en cuerpo y alma  a aprender chino nos preguntábamos cual sería nuestra primera responsabilidad pastoral después de terminar nuestros dos primeros años en Taiwan . Seria en zona rural con aborígenes? Seria en alguna cuidad de la diócesis? Con nuestro limitado chino seriamos capaces de afrontar semejante responsabilidad?  Algunas de estas dudas llegaron a su fin cuando nuestro obispo Lee me llamo y me dijo: “ya tengo pensado una parroquia para los misioneros de la Consolata. La parroquia del Sagrado corazón de Jesús de los Jesuitas. Ellos van a entregar esta parroquia a la diócesis y por eso he pensado en vosotros.”

Vaya sorpresa. Nunca me lo habría imaginado. Ya conocíamos esta parroquia pues fue una de las que visitamos con el P. Ugo Pozzoli en nuestra visita de exploración antes de decidirnos por este país, pues es una parroquia muy significativa  en esta diócesis de Hshinchu, incluso designada santuario de peregrinación por nuestro Obispo.

Así pues en enero de esta año, después de terminar nuestros dos primeros años de estudio de mandarín el obispo nos envió a esta parroquia como asistentes hasta hoy  30 de Julio de este ano que es cuando asumimos la responsabilidad  completa de la parroquia. ( Hasta hoy P. Mathews y yo hemos vivido y trabajado junto a la comunidad de Jesuitas (4 padres ancianos y un hermano)  lo que nos ha permitido conocer poco a poco las personas y  la vida de esta comunidad parroquial.

Desde 1952 el trabajo misionero de esta diócesis de Hshinchu fue asignado a la Compañía de Jesus. Muchos padres que fueron expulsados de China vinieron aquí e iniciaron  una gran labor misionera que dio como fruto la construcción de las actuales parroquias de esta ciudad. Entre ellas la nuestra, la parroquia del sagrado corazón de Jesús, construida hace 45 años,  única por la belleza de su Iglesia construida inspirándose en la arquitectura palaciega china.

Por supuesto los padres jesuitas gozan del respeto y la admiración de todos los fieles de la diócesis por su entrega a la evangelización de este lugar. Como es el caso del ultimo párroco  de los jesuitas el P. Sun (natural de china) que a sus 93 años junto con su vice párroco P. Arturo (natural de Colombia) ha guiado con gran lucidez a esta comunidad parroquial haciendo que esta creciera en estos últimos diez años en número y en calidad de fe. En la actualidad alrededor de 90 fieles participan activamente en la vida de la parroquia a través de  un rico número de  grupos : Legión Maria, vida ascendente, catequesis dominical para niños, coro, grupo de oración Taize, estudio de la biblia, y de los documentos del vaticano 2, grupo de formación de evangelizadores, catequesis de preparación al bautismo. Este número de fieles puede parecer pequeño si lo comparamos con las iglesias de otros países. Pero nosotros miramos este pequeño rebaño con mucha esperanza pues será los que nos ayudaran a entrar en esta cultura y además con ellos  podremos llegar a los que están fuera y que todavía no conocen el evangelio, y así realizar el primero objetivo de nuestra misión.

Hoy 30 de agosto por fin llegó la hora de entregarnos el relevo . Para esta ceremonia de entrega de la parroquia, que presidio nuestro  obispo Li vinieron desde Corea nuestro superior regional P.Tamrat Dafar y P. Gian Paolo Lamberto que también nos predicó los retiros anuales la semana antes de esta ceremonia. Ha sido un momento emotivo para todos, especialmente para los padres jesuitas que después de tantos años dejan una comunidad parroquial que tanto aman. Su superior  provincial nos acompañó en esta ceremonia animando a los fieles a mirar  a la parroquia no como una parroquia de los Jesuitas, o del Obispo  o de los misioneros de la Consolata, sino de Jesús que confía esta misión a la Iglesia.

El P. Mathews asume desde hoy la responsabilidad de esta comunidad parroquial como párroco, que como podéis imaginar, es un gran desafío en muchos sentidos, quizás el mayor, el del idioma, pues aunque ya lo habla con fluidez, este nunca se acaba de aprender del todo.

Esta parroquia no solo es la primera parroquia de Taiwan donde realizaremos nuestro servicio pastoral sino también es la sede de nuestra comunidad, ahora, de cuatro padres. Para ello la diócesis a rehabilitado el segundo piso donde había unas 5 oficinas y un salón parroquial  para transformarla en nuestra actual residencia. De este modo esta es el centro de referencia de nuestra presencia en Taiwan.

Por todo esto me atrevo a decir que este es un momento histórico de nuestra presencia en Asia, y un paso muy importante de nuestro instituto que como el anterior capitulo animaba a abrirse decididamente a este continente asiático. Hoy nuestro instituto ya tiene un pie dentro de este gran pueblo chino. Que el dueño de esta misión nos siga asistiendo en este largo camino en el que hoy hemos dado un gran paso adelante.

Leave a Comment

Comment (required)

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Name (required)
Email (required)